Quiero un país
Enamorado
De México

Ciudadania

Convéncete
que tu tienes
El Poder
en tus manos

Confianza

Los que
creemos en
México
somos más

Ver más

Justicia

Juntos Recuperemos
a México

Conóceme

Pedro Ferriz de Con

Nací en la Ciudad de México el 12 de diciembre de 1950, soy periodista, conferencista y empresario mexicano. Soy hijo del periodista Pedro Ferriz Santa Cruz.

Agenda de Actividades

Noticias

17/AGO/2017

Por una ciudadanía libre

Entre los políticos hay una máxima: matemos la esperanza ciudadana para seguir en el poder. Sin embargo está probado que en el ser humano lo último que muere es el empeño por conseguir lo que se quiere.

Más que la esperanza, los mexicanos hoy estamos convencidos que las cosas pueden cambiar pero no con los políticos de siempre y sus partidos, sino con acciones donde denunciemos las injusticias, los abusos de poder, los obstáculos para desarrollarnos plenamente.

Por eso, la semana pasada acudí al INE para solicitar que se retirara un acuerdo que nos obstaculiza a los ciudadanos para debatir nuevas ideas y denunciar a quienes nos han hecho un daño incalculable.

Fue una protesta ante la intentona de los consejeros electorales de meternos a los ciudadanos que aspiramos a participar en democracia en la misma bolsa con los políticos de siempre y como si fuéramos integrantes de los partidos que los eligieron a ellos para estar al frente de INE.

Según los consejeros, los aspirantes -figura que no está contemplada en la ley, sólo existe la de “aspirante a candidato” y es cuando el INE le otorga una constancia para buscar las firmas que necesita para alcanzar la candidatura- debemos comportarnos como aquellos políticos que tienen cargo público o que forman parte de los partidos que rechazamos. Nos amarran las manos como si tuviéramos de dónde agarrarnos.

Nos prohíben aplicar estrategias en redes sociales con aportaciones modestas, como si tuviéramos los mismos recursos que secretarios de Estado, presidentes nacionales de partidos, gobernadores en funciones o ex gobernadores, quienes sí utilizan y han utilizado desde hace años, miles de millones de pesos de nuestros impuestos. A ellos, nunca los han detenido pero ahora buscan poner un supuesto piso parejo, que no es más que un cancha dispareja, donde de un lado, el de los políticos es verde y bien cuidada; mientras que el de los ciudadanos, es llanera, de tierra y con hoyos.

Ante esa decisión me inconformé y estoy seguro que los Magistrados del Tribunal Electoral echarán abajo esos lineamientos y permitirán que los ciudadanos contemos con la libertad de expresión consagrada en la Constitución.

Del INE sólo espero sensatez, espero un instituto con consejeros ciudadanos y no consejeros representantes de partidos en un oficio de supuestos ciudadanos.

Espero que el órgano electoral honre a 122 millones de mexicanos y no a un piquete de políticos que están esperando respuestas a modo; espero un instituto probo que tenga la facultad y la capacidad de algo que se obtiene muy sencillamente: que es neutralidad.

En el INE y a menos de un mes de que empiece la elección del 2018, debemos tener consejeros que representen a los ciudadanos y no a los partidos políticos, que no estén haciendo carrera política para después incorporarse en puestos de partidos que están representando.

Espero que echen abajo estos lineamientos que coartan la libertad de expresión y el libre debate de ideas y no pongan más obstáculos a la ciudadanía, porque de no hacerlo ahora si deben de escuchar la voz de la gente que ha pedido sus renuncias.

Si iniciamos el proceso electoral con estos lineamientos, lo único que estará haciendo el INE es proteger los intereses de los partidos políticos y matando la democracia. De ante mano, una vez lograda la candidatura independiente, todos los que participemos lo haremos respetando las reglas del juego.

Hoy estoy levantando la voz para que luchemos todos Juntos por México. Hagámoslo sin demora.

#JuntosporMéxico #Poderparahacer

@PedroFerriz

Ver artículo.

15/AGO/2017

Hablando en serio

Estoy en una etapa de mi esfuerzo en el que la gente me pregunta si “de veras” me voy a lanzar a obtener una candidatura ciudadana a la Presidencia en México.

Si va en serio. Si me dejarán. Si no tengo miedo. Si ya me he dado cuenta de las dificultades -para unos- imposibilidades -para otros- que esto entraña.

Debo ser enfático para subrayar que el país también vive su etapa. Y ésta la describo así:

Ante la alarmante inoperancia del Estado, la evidente injusticia de la que unos son víctimas y otros privilegiados desde su impunidad.

Ante el enorme desconcierto que nos provoca el caos en el que vivimos, donde la lógica de lo sensato es rebasada por una realidad kafkiana.

Luego de experimentar tanta violencia, que por cotidiana no debe de ser costumbre.

Ante la inseguridad, que viene siendo parte de tu nueva forma de ser en este México inexplicable… de rejas, cámaras de video vigilancia, extorsiones que indignan, secuestros que sorprenden, potenciales agresiones. Incomprensión manifiesta de tus autoridades. Imprescindibles guardias privadas que ostentan los poderosos. Soledad y abandono de los olvidados.

Ante un crecimiento magro… Mal hecho, falto de planeación y sembrado de socavones.

Ante el robo, la corrupción y decadencia. Por la falta de visión del mediano y largo plazo. De compromiso de partidos y sus políticos.

Ante la evidente ignorancia que nos flagela y aparta de la esperanza.

De la sensibilidad que lejos de acercarnos, se arrincona en el silencio.

Luego de todo esto, sostengo.

Ante lo serio de los problemas de México y el claro parteaguas que estamos a punto de trasponer.

Ante la necesidad de todos en el replanteamiento de nuestra vida republicana, quiero decirles que SÍ… VOY EN SERIO.

Luego de una vida de enorme aprendizaje.

Después de haber formado un núcleo de amor con mi esposa y compañera de vida. Luego de haber hecho una familia hermosa… Con hijos y nietos. Después de haber triunfado y satisfecho metas personales. Luego de estar tranquilo con mi conciencia.

Justo cuando pensaba empezar una etapa de gozo ante el retiro, para dedicar el resto de mi vida a contemplar entorno y logros; quiero decirles que estoy inquieto. Eso significa que no puedo estar quieto ante el escenario descrito. Por lo mismo, ante lo serio de los retos de México, asumo con la misma seriedad el compromiso.

Ya no caben cavilaciones ligeras, o la simple crítica. Pensar en un gran país, no es solo soñarlo… sino luchar por ello. Comprometer tiempo, esfuerzo y hasta sacrificio con la patria y sociedad me resulta impostergable.

Y ante la empinada cima que tengo de frente, la veo más ligera al saberla compartida con millones de mexicanos que esperamos lo mismo. Dedicados, no solo en pensamiento, sino en acciones hacia el despertar de un México diferente.

Creo en la fortaleza de nuestras instituciones, hoy débiles y amenazadas.

Creo en la riqueza de nuestro suelo, la dignidad de sus montañas y placidez de sus valles. Creo en el hombre, como raza. En su espíritu que habla.

Creo en la fuerza de la inteligencia y compromiso de los que queremos una vida mejor.

Creo en ti… y aunque asumo que no tienes que sentir lo mismo por mi, añoro el paso del tiempo que me permita demostrarte la verdad de mis palabras.

Hoy que me preguntan que si voy “en serio”

Si voy… tranquilo que llevo en mi mente, lo mejor de mis afanes.

#JuntosporMéxico  #PoderparaHacer

@PedroFerriz

Ver artículo.

07/AGO/2017

El TLCAN tiene una historia de 22 años

Acuerdo tripartita en una zona económica clave para el mundo, que aunque es importante, lo fundamental es que la relación de Canadá, Estados Unidos y México encontró formas de fortalecerse abaratando el precio de productos terminados para la economía norteamericana y fomentando el empleo de mano de obra barata en México. Canadá nada en las dos aguas.

 

Hay subyacente en el convenio, una relación que satisface y beneficia a los tres países. Romperlo sería una locura para el vecindario, ya que alteraría el balance de los factores del mercado al tiempo que reduciría la oferta de empleo, ingrediente clave para nosotros, pero también para Estados Unidos.

La astringencia de trabajo en México implicará, en automático, un incremento migratorio “al otro lado”.

 

Desde el ascenso de Donald Trump al poder, se ha especulado la posibilidad que el TLC desaparezca. ¡Nada en la vida es para siempre! Y si la Casa Blanca sostiene una iniquidad mercantil, solo porque nuestra relación les es deficitaria, entonces asumamos que el presidente Trump no tiene la película completa… Pero ese es su problema.

 

Lo que nos resulta indispensable es determinar los siguientes pasos, acción estratégica para imponer el juego, antes que reaccionar.

 

Nunca resulta igual aguantar el primer golpe, a darlo primero y esperar respuesta. Si lo das antes, el que recibas llevará implícita la advertencia de que sabes golpear. Y me queda claro que nuestro actual equipo negociador, sabe aguantar y cerrar la boca, pero de golpeteo, ¡ni idea!

 

En días recientes, la Secretaría de Economía entregó al senado un reporte que advierte la necesidad de estar preparados, ante un eventual abandono de Estados Unidos del tratado comercial. Así… “estemos preparados”, implicando que lo que nos queda por hacer -si el verbo hacer encaja- es esperar que los otros hagan.

 

¡Vaya negociación! “A ver cómo nos va” es la línea a seguir de nuestros abogados ante el acuerdo.

 

Es urgente pasar de la defensa a la ofensiva. Es tiempo de anotar. Desde antes del ascenso de Trump al poder, hemos venido advirtiendo la necesidad de tener una postura clara, definida, conveniente y alternativa. Contundente, ante el evidente bullying del que somos objeto.

 

¿Que a lo mejor nos dejan?… ¡buena suerte! Lo que no es aceptable es “rascarle a una bolsa vacía.

 

Este gobierno encabezado por el presidente Peña, se ha acostumbrado a que los conflictos que enfrenta, se resuelven solos. Todo es cuestión de apostarle al tiempo.

 

Pero, si la problemática de política interior, es manejable al saber que está subido en el poder, las controversias internacionales no son igual de doblegables. Digamos que en ese estadio, no es obligatorio aplaudirle.

 

La realidad prevaleciente es que la posición que guarda México ante el TLC es débil. Incluso el gobierno de Justin Trudeau ya adelantó que evaluaría de manera contundente la inconveniencia de las posturas de Washington.

 

A los mexicanos nos urge proyectar una recia personalidad ante el mundo.Ya basta de amenazas sobre la construcción de muros, bloqueos e intimidaciones impropias a la estatura de nuestra patria.

 

México es grande. Somos un pueblo orgulloso y potente. Nuestra cultura y capacidad de trabajo son evidentes y no están sujetas a interpretaciones cortas y xenófobas.

 

“La majestad y la grandeza no está en ser uno señor, sino en que por tal lo tengan.” Pedro Calderón de la Barca.…Y un señor, determina su camino. No espera a que otros decidan sobre el rumbo.

 

#JuntosporMéxico #PoderparaHacer

 

@PedroFerriz

Ver más